Masa Crítica Marzo

Salida el viernes 3 de marzo a las 20:00 desde la Plaza Mayor para dar una vuelta en grupo por la ciudad y reivindicar así nustro espacio en el tráfico.

¿QUÉ ES LA MASA CRÍTICA?

La masa crítica (a menudo llamada con el término inglés critical mass) es una reunión de bicicletas que, aprovechando la fuerza del número (masa), invaden las carreteras normalmente usadas por el tráfico de automóviles. Si la masa es suficiente (es decir, crítica), el tráfico no ciclista también se bloquea en carreteras de gran comunicación, como avenidas de varios carriles. A pesar de esta descripción, la masa crítica es un fenómeno de difícil definición, ya que se trata de un evento espontáneo sin estructura de organización formalizado. El fenómeno se ha desarrollado, a partir de San Francisco, donde en 1992 se celebró la primera crítica de mass, en muchas grandes ciudades y consiste en citas convencionales («coincidencias organizadas») de ciclistas que cruzan juntos tramos de ruta urbana en silla de Sus medios.
Historia y organización
La primera masa crítica  tuvo lugar en San Francisco, con 48 ciclistas; comenzó a las 6 de la tarde, el 25 de septiembre de 1992, aunque el evento comenzó a ser llamado crítica mass sólo desde el segundo encuentro, el viernes 30 de octubre (con 85 ciclistas). Su nombre comenzó a ser utilizado para eventos similares pero independientes, que comenzaron a crear en todo el mundo más o menos al mismo tiempo.
El término crítico de mass fue utilizado por George Bliss mientras visitó china. Bliss se dio cuenta de que en china, tanto los ciclistas como los motociclistas, se detenía en los cruces de las calles, hasta que el número de la masa llegara a una cantidad «crítica», al que la masa se detenía a través del cruce.
El término masa crítica también es utilizado por sociólogos, que afirman que una revolución social sólo es posible después de que se asegura una cantidad «crítica» de apoyo popular. Esta forma de pensar refleja el propósito de quienes participan en la crítica, que creen que la movilidad en las ciudades puede mejorar gracias a las bicicletas y otros medios de transporte alternativos en comparación con el transporte privado de automóviles.
La masa crítica a menudo se llama una «coincidencia organizada«, sin líderes, organizadores, o miembros identificados por algo que no sea su participación en el evento. El camino seguido durante la manifestación también se decide en el momento, a menudo por quien está en la cabeza del grupo, o cualquiera que tenga su propia idea sobre una ruta posible, puede imprimir mapas y distribuirlas a los participantes. Otras veces la decisión de la ruta se toma y comparte entre varias personas justo antes de que comience. De esta manera el movimiento se desnuda de todo lo que está involucrado en la creación de una organización jerarquizada: sin estructura interna, sin líderes, sin política interior, sin directrices de movimiento, etc. Para que exista una masa crítica todo lo que hace falta es que suficientes personas sepan de su existencia y se encuentren el día designado para el logro de la masa crítica, para ocupar un pedazo de camino, para excluir los medios motorizados.
Debido a esta falta de jerarquía, se requiere que los cicloattivisti tomen responsabilidad del evento, cada uno individualmente. En este sentido, para preservar la consistencia del grupo, algunas veces de los participantes utilizan una táctica llamada corking, que consiste en bloquear las máquinas que podrían romper la unidad de la manifestación, frammentandola. Esto se consigue simplemente parando con la bicicleta frente a los coches, en las cruces, redondas, o incluso semáforos (cuando una masa crítica está pasando también en rojo), hasta que todo el grupo haya pasado. Esto también permite proteger la seguridad de los manifestantes y limitar las fricciones con los conductores de vehículos motorizados.