LA BICICLETA, UN JUEGO COMPARTIDO

Me conocen como «Tolilas», soy un ex alumno del Peñalba (Simancas – Valladolid).

Mi padre, por aquella época (finales de los 70, principios de los 80) era “un fasero” más de Valladolid, y vivíamos en la carretera de la Esperanza, cerquita del matadero.

Aunque a mí me gustaba el balón, me regalaron una bicicleta, la cual la guardaba en uno de los patios comunitarios habilitados para tal fin. Mis amigos, no tenían bici, al verla, me insistían que la sacara para jugar con ella, de hecho creo que la compraron en una juguetería, así que entre unos y otros aprendimos a andar en bici, sin adultos aleccionando.

Ese fue mi inicio en la bicicleta, un juego compartido, donde aprendí aparte de guardar el equilibrio y a dar pedales, a ayudar a semejantes en un fin común, a divertirme con ello, a caer una y cien veces y a seguir intentándolo y un largo etc.

El por qué y cómo la uso, es sencillo. Observé que me permitía desplazarme, más lejos, más rápido y con menor esfuerzo que a pie, por aquel entonces era mi medio de locomoción. Eso me permitía, con menos de 10 años, ir yo solo al centro deportivo que tenía Renault en el pinar de Antequera, ir al cole de Simancas, ir a Zaratán, etc.

Actualmente, sigo usando la bici para lo mismo, divertirme y desplazarme a diario.

Cuando voy en bici, no echo nada de menos, y si quizás alguna cosa de más.

Para fomentar el uso de ella; yo creo que es un juguete, incluso para adultos, un juego divertido y sano, que tiene incluso aplicaciones para la vida diaria. Invitaría a jugar con ella, poco tiempo al principio (varios motivos entre ellos, hay que quedarse con ganas para seguir jugando), y se debe de ser muy constante, es decir, todos los días un rato.

Luego ya sacará cada persona, sus propias conclusiones sobre las aplicaciones de este juego.

En cuanto a qué sitio usarla, si carril bici o calzada. Yo sólo tengo una regla, donde más espacio encuentre y menos peligro se corra tanto yo, como los demás.

Como todo en la vida, la bici es para disfrutar, compartir y respetar.

Incluso soy capaz de disfrutar de ella sin moverme del sillón; cuando veo fotografías de otras personas, cuando me envían rutas, experiencias, viajes,….

#asciva #asambleaciclistadevalladolid #historiasdeamorconlabici

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *